LA ILUSIÓN GOLPEA A LA EXPERIENCIA

Primeros dos asaltos disputados en el Wizink Center en Madrid, y volvemos a intuir que estamos ante una de las finales más igualadas de los últimos años en la que el ganador deberá sacar el máximo rendimiento individual y colectivo para llevarse la Liga Endesa a sus vitrinas. Un primer partido dominado por una igualdad absoluta, tres de los cuatro cuartos quedaron empatados a puntos los dos equipos, se resolvió de nuevo por el mayor talento del conjunto blanco, esta vez representado por un Rudy Fernández que apareció con contundencia tras una temporada prácticamente intrascendente, junto a él no faltaron a la cita Llull, o un Taylor cuyo físico se impuso sobre la línea exterior taronja. Pedro Martínez achacó en rueda de prensa que su equipo sucumbió por mínimas dosis de falta de concentración traducidas en pérdidas de balón en momentos críticos del partido. A ello debemos añadir que si el Real Madrid se encuentra un partido que lleve a anotaciones altas lo más probable es que la balanza de decante del lado de los blancos, a pesar de los esfuerzos de Dubljevic.

sergio-llull-rafa-martinez.jpg
Sergio Llull ante la rocosa defensa de Rafa Martínez

Fue precisamente el montenegrino quién fue el factor diferencial en el segundo partido, gracias a la victoria del Valencia Basket el factor cancha de estas finales ha cambiado de signo, grave peligro corre el Real Madrid teniendo que jugar en una Fonteta tradicionalmente agresiva hacia el conjunto de Pablo Laso, y que impulsada por un estado de optimismo exacerbado tratará de finiquitar la final, y llevar por primera vez a sus vitrinas la Liga Endesa. En el segundo partido el guión se ajustó más a las necesidades del equipo valenciano, el trabajo defensivo dinamitó el ritmo tradicional que suelen imponer los pupilos de Pablo Laso, la barrera psicológica de los 80 puntos (jamás el Valencia Basket había ganado un partido al Madrid si el tanteo era superior) fue derrumbada, la anulación de Randolph y Ayón hizo inútil de nuevo la actuación de Llull. A la fiesta taronja se unieron San Emeterio y Will Thomas, además de un excelso Diot en la dirección. El exceso de confianza volvió a pasar factura con un primer cuarto en el que el Real Madrid concedió 28 puntos, y un último cuarto en el que encajó una remontada que puso el 1-1 en la final.

ayon-dubljevic-endesa.jpg
Ayón y el juego interior blanco anulados por Dubljevic

El miércoles nuevo duelo, esta vez en Valencia, otro de los aspectos que será determinante, como lo fue en el segundo partido será quién consiga dominar el rebote, especialmente la influencia en el ofensivo y las segundas oportunidades, el equipo dirigido por Pedro Martínez realizó un gran trabajo dejando en sólo 6 capturas ofensivas al conjunto blanco. Ilusión contra experiencia, dos match ball que deberá el Valencia Basket aprovechar si no quiere llegar a un hipotético quinto partido en el Wizink Center.

igualdad-final-endesa-acb.jpg
Cada balón es oro en estas finales de la Liga Endesa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s