BOSTON CELTICS. HISTORIA POR HACER

Sin dos jugadores diferenciales como Irving y Hayward, los Celtics estuvieron muy cerca de asaltar las finales de la NBA la temporada pasada, un logro sólo al alcance de estructuras con un volumen de trabajo muy elevado. La llegada de Stevens al banquillo de Boston supuso un rediseño gradual de las estructuras clásicas en el baloncesto moderno, donde la figura del alero cobra una nueva dimensión, versatilidad e inteligencia como pilares al servicio del colectivo. La ausencia de Hayward supondría un revés para cualquier equipo, salvo para los Celtics, quienes impulsaron y dotaron de galones al joven Tatum, si las expectativas en este jugador eran altas, lo demostrado la temporada pasada augura una carrera donde el límite no se vislumbra aún. La dupla en el perímetro, por físico y altura, unido a la elevada IQ de ambos, puede marcar diferencias en la NBA.

hayward_tatum_celtics_nba.jpg
Hayward y Tatum, talento, inteligencia y versatilidad

El talento unido a la pasión para poder desequilibrar los escenarios más negros tiene el nombre de Rozier, y Smart. La electricidad y capacidad de anotación del primero es el complemento perfecto para el alma del segundo, la renovación del escolta se antojaba vital para la estructura defensiva de los Celtics, con el objetivo cumplido por Ainge, sólo queda sentarse y disfrutar de la capacidad de sacrificio de Smart, un corazón que marca el pulso anímico del equipo. Esa famosa segunda unidad también cuenta con Marcus Morris, otro especialista en bajar al barro y desatascar cualquier necesidad que tenga el equipo. Al igual que la labor del voluntarioso alemán Theis, capaz de asumir roles de titular o agitador de partidos. Una premisa por encima de todo, el colectivo.

marcus_smart_nba_celtics.jpg
Marcus Smart capaz de desquiciar a cualquier rival

Al Horford está en el momento más dulce de su carrera, su polivalencia y capacidad de adaptación a todos los formatos posibles le convierten en un arma cuyo valor es incalculable para estos Celtics, su visión de juego es pura delicia, permitiendo que las opciones ofensivas del equipo se puedan multiplicar. Además, el complemento con Bynes, otro perfil infravalorado para la liga cuya dimensión real dentro del equipo es impagable, y la labor de los jugadores perimetrales, hace que la defensa de Boston sea un cerrojo atrás, no es de extrañar que sea de las cinco mejores defensas de la NBA. Y cómo olvidar a Kyrie Irving, su capacidad creativa con bote, y tiro es ilimitada y un arma que eleva a estos Celtics a mirar de tú a tú a unos Warriors a los que quieren arrebatar el trono para imponer una nueva dinastía dentro de la NBA. Una historia por hacer.

horford_irving_celtics_nba
Kyrie Irving y Horford, dos estrellas al servicio del colectivo
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s